Blog Image

I feel wood!

Trabajando con madera

El blog de ARTIFIC

Fibra, veta, poro…

Sentir la madera Posted on 30 Aug, 2015 02:39

El trabajo con el torno es curioso y gratificante.
Mientras la pieza gira es imposible apreciar más que el volumen que se está generando. Las virutas vuelan y la forma surge pero todavía no muestra toda su magia.
Parando el torno cada poco tiempo intentamos que se nos permita disfrutar de algo más… todavía es pronto, pero el modelado deja vislumbrar el aspecto del veteado de la madera. Algo que permanecía oculto, dentro del tarugo.
Luego lijar, lijar, pulir, pulir, pulir con la propia viruta recién afeitada… y acariciar la pieza ya casi terminada. Al parar el motor para un último vistazo antes del acabado, la magia se muestra: la veta, los nudos, los poros, toda la fibra de la madera jugando con la forma, abrazándola y envolviéndola sin fin.
Lo mejor está por venir, sé que la mejor forma de acentuar ese espectáculo es aplicando cera de abejas. Con la pieza girando, frotar, frotar, frotar… el tono ha cambiado de pálido a intenso. Ahora sí, al parar el torno la magia deslumbra, todo se acentúa, el tono, los contrastes, las vetas…
Nada de esto se veía en el tarugo de caobilla, lo aseguro. La madera suele dar más de lo que crees que tiene.



El toque especial

Proyectos Posted on 30 Aug, 2015 00:48

En ocasiones, un pequeño detalle realizado ex profeso imprime a un mueble el estilo y personalidad de los que carecería con elementos comerciales.
Para las puertas correderas de un mueble moderno inspirado en los aparadores de los años 50 pensé en elaborar unos tiradores embutidos que fueran ese detalle especial.

Las puertas eran de tablero con alma de partículas y chapa de madera de 1 mm por lo que cualquier trabajo de profundidad dejaría ver el aglomerado.

Primero hice las perforaciones con fondo plano en las puertas. Luego, en el torno, preparé los cilindros de madera maciza. Los ahueque por el frente como si de pequeños cuencos se tratara y los seccioné con precisión. Finalmente los encajé en los huecos de las puertas quedando completamente enrasados.

Son trabajos de alta precisión que no admiten error ni correcciones ya que una vez encajados los tiradores no es posible extraerlos.

He aquí la secuencia:

Un toque especial para un trabajo especial.